27 de diciembre de 2018
Poth : “El rol del Estado en la política de transgénicos es paupérrimo”
El gobierno nacional habilitó el uso de semillas transgénicas en más de 50 variedades de cultivos, por lo que los argentinos seremos los primeros en el mundo en comer papa y trigo transgénicos. Tren Urbano dialogó con Carla Poth, investigadora de la Universidad Nacional de San Martín, al respecto.

¿Qué es una semilla transgénica?

“Lo primero a tener en cuenta es saber que es un transgénico: es una semilla que producen las empresas transnacionales en laboratorio, semillas en las cuales estas grandes empresas lo que hacen es incorporarles atributos que les resultan redituables. Por eso en la Argentina tenemos la mayoría de nuestros transgénicos que están asociados al uso de químicos que las mismas empresas que generan las semillas comercializan. El caso más paradigmático es el de la soja asociada al glifosato que es la soja de Monsanto que se aprobó en el año 96, pero la realidad es que en la Argentina hoy contamos con 50 semillas transgénicas genéticamente modificadas la mayoría asociadas al maíz y a la soja”.

Del uso restringido a liberar el uso de transgénicos

“¿Porque se genera la alarma cuando hablamos de trigo y papa? Hasta ahora la mayoría de la producción transgénica en Argentina estaba asociada al comercio de exportación, asociada a la soja, que no se comercializa en el mercado interno, aunque sabemos que existen muchos productos asociados a la soja. Si hablamos del trigo y la papa son dos productos centrales en la base alimentaria de los argentinos y si decimos que tanto el trigo como la papa están siendo liberadas en términos de transgénicos asociados a un producto toxicoesto significa que los agrotóxicos se vuelvan consumibles. Vamos a estar comiendo de manera sistemática un producto que deriva del uso constante de los agrotóxicos“

Rol de Conabia

El rol del Estado en la política de transgénicos es paupérrima y de hecho la denuncia que hace Dario Aranda en su artículo tiene que ver con la Conabia, que es la Comisión Nacional de Biotecnología  Agropecuaria, que libera tanto al trigo y a la papa y los otros 50 productos transgénicos para la comercialización. La resolución está plagada de irregularidades. Por empezar, más del 50%  de esta comisión está constituida por  las mismas empresas interesadas en liberar los productos transgénicos, es decir que son jueces y parte, también hay irregularidades de quienes presentan los estudios de impacto ambiental “.



COMPARTIR:
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








 


Solar de Radio - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet